Diseño final de una cocina

A la hora de diseñar una cocina, lo primero a tener en cuenta es saber qué busca el cliente, conocerle bien. Es importante tener muy claro lo que quiere, lo que le gusta y lo que no. Ya que esto nos servirá de guía para diseñar el proyecto. En definitiva, nuestra principal preocupación es que el cliente consiga lo que quiere.

En este sentido, el objetivo final de Grupo Inara es la satisfacción del cliente, por ello desarrollamos productos que ofrezcan la máxima calidad, siempre teniendo en cuenta las preferencias de éste. Escuchar lo que tiene que decir es un principio que garantizará el éxito del proyecto.

Conocer el espacio

Partiendo de ese punto, lo siguiente a tener en cuenta es el espacio total que disponemos para intervenir. El lugar también es determinante porque condicionará numerosas cuestiones del diseño. Entre ellas por ejemplo, si podemos incluir o no isla en la cocina o si es recomendable diseñar una cocina abierta porque el espacio sea menor.

Igualmente, el espacio es un aspecto básico a la hora de determinar el tipo de muebles de nuestra cocina. Es importante saber si deben estar concentrados en una parte de la cocina o no o si podemos incluir más o menos armarios, así como módulos abiertos o accesorios. El espacio de almacenaje disponible también influirá a la hora de diseñar la cocina y sus muebles.

Por otro lado, para nosotros es necesario saber cómo es el resto de la casa. Así podremos desarrollar nuestro proyecto siguiendo una línea con el resto del hogar. La cocina forma parte de un todo, de una casa en la que consideramos importante que encaje. Aunque siempre puntualizando que la mezcla de estilos en interiorismo es un recurso que utilizamos con frecuencia.

Diseño final de una cocina

Detalles que marcan la diferencia

Finalmente, definimos los detalles, los cuales marcan esa diferencia en nuestros proyectos. En Grupo Inara, los detalles son los que determinan un diseño cuidado y con personalidad, en contraposición con una cocina cualquiera.

Un detalle muy importante es la iluminación. Es necesario iluminar bien la cocina y evitar así sombras en el espacio de trabajo. Igualmente, es recomendable reforzar la zona donde cocinamos, así como la zona que utilizamos para desayunar.

Asimismo, intentamos buscar un equilibrio entre diseños modernos y prácticos. Tenemos muy en cuenta que nuestros clientes buscan modernidad y diseño y, a su vez, practicidad a la hora de poder cocina de manera rápida y limpia.

Por todas estas razones, al comenzar el proyecto lo primero que hacemos es un estudio de necesidades. En él formulamos una serie de preguntas para llegar a concretar los puntos dispuestos anteriormente. ¿Qué estilo queremos reflejar? ¿Cuánto espacio total tenemos? ¿Qué desea el cliente? Estas respuestas nos permitirán definir el proyecto, unas directrices que marcarán la razón de ser de éste. En definitiva, el estilo, el espacio disponible y los detalles son las pautas que determinarán un tipo de cocina u otro.