Muebles de cocina limpios

Un hecho imprescindible para mantener los muebles de tu cocina en buen estado es conservarla limpia. Tanto si eres un cocinero profesional, como si no, es recomendable tener unos hábitos de limpieza cada vez que cocinas y así no dejarla hecha un desastre.

Cuando cocinamos, dejamos restos de grasa, aceite y comida, que, si permanecen tiempo y se secan, pueden deteriorar nuestros muebles. Por ello, lo mejor es limpiar mientras cocinamos. Igualmente, en función de cuánto cocinemos, habrá que limpiar más a fondo la cocina, una o dos veces por semana, por ejemplo.

Cómo limpiar a diario tu cocina

1. Lo primero, recoge los utensilios que utilizas mientras cocinas, ve metiéndolos en el lavavajillas conforme los utilizas. Si no tienes lavavajillas, te recomendamos fregarlos entre cocción y cocción. Por ejemplo una vez que echas los alimentos en la sartén y los has removido. En ese intervalo, puedes ir fregando poco a poco. Si no, cuando termines de cocinar, tendrás una pila enorme que no te apetecerá nada limpiar.

2. A continuación, es aconsejable quitar cualquier resto de comida que se haya caído en la encimera rápidamente. Conforme más tiempo pasa, más difícil es eliminar la mancha de algunos alimentos. Igualmente, la zona de cocción y la vitrocerámica hay que limpiarlas cada vez que cocinamos. Por supuesto, espera a que esté fría. Evitarás quemarte y no estropearás la vitrocerámica.

3. En cuanto al horno, si lo has utilizado, límpialo. El calor y el tiempo harán que los restos de alimentos se peguen a la superficie. Asimismo, si no puedes quitarlos, existen productos especiales para limpiar el horno que te ayudarán a dejarlo en perfecto estado.

4. Otro aspecto que no debes olvidar es eliminar los olores. Tienes que ventilar la cocina para expulsar vapores que hayan podido quedar. Y por supuesto, mientras cocinas, conecta la campana extractora. Este aparato va a permitir que no salgan olores y vapores con grasa a las demás estancias. Para que no se acumulen grandes cantidades de grasa, cada vez que cocinas puedes pasarle un trapo húmedo. Y no te olvides de limpiarla minuciosamente cuando hagas la limpieza a fondo de tu cocina.

5. Por último una limpieza rápida al suelo te ayudará a no ensuciar el resto de la casa. Primero lo barres o lo aspiras y a continuación, mucho mejor si lo friegas. Así eliminarás la grasa y el aceite que haya podido caer al suelo. Si no lo quitas, puedes ensuciar el resto de la casa, puesto que al pisarlo extenderás la grasa al resto de las estancias.

Limpieza a fondo de tu cocina

Por último una vez a la semana o cada 15 días, eso depende de lo que utilices la cocina, límpiala a fondo. Hay que desinfectar la cocina y limpiar los electrodomésticos para eliminar las bacterias que hayan podido quedar.

Dedícate a lavar las cosas que no limpias a diario. Por ejemplo, los electrodomésticos, los armarios, las lámparas o las paredes. Pero esto te lo contaremos mejor en otro artículo, ya que la limpieza a fondo de tu cocina es algo muy importante.