Muebles de cocina

Hay que tener en cuenta que la cocina es uno de los ejes de la casa, ya que en ella hacemos vida, cocinamos, charlamos y comemos. Motivo por el que los muebles de cocina se deterioran con mayor rapidez. Asimismo, la cocina es una de las estancias que más se ensucian. Además de cocinar y debido a la cantidad de actividades que hacemos en ella, los muebles se engrasan continuamente.

Razones por las que es necesario cuidar con mayor atención nuestros muebles de cocina y conseguir así que duren más tiempo en buenas condiciones. A continuación, te damos unos consejos para mantener en buen estado tu cocina. Unos hábitos de limpieza que si los llevas a cabo, tus muebles lo agradecerán.

La limpieza en tus muebles de cocina

1. Para eliminar la grasa, limpia una vez a la semana con agua y vinagre los muebles. Mezcla una taza de vinagre, dos tazas de agua caliente y una cucharada sopera de bicarbonato, humedece un trapo con la mezcla y pásalo por los muebles. Después enjuaga con agua para acabar con el olor. Es recomendable limpiar bien los rincones y tiradores para quitar cualquier resto de grasa de los lugares más difíciles. Finalmente, si quieres sacar brillo a tus muebles, sécalos con un trapo. Un hábito muy aconsejable si no quieres que la grasa amarillee los muebles.

2. Uno de los aparatos que pasa más desapercibido es la campana extractora. El filtro acumula grandes cantidades de grasa y aceite, sin embargo como en muchos casos no se ve, no reparamos en ello. Desmonta el filtro y mételo en agua caliente y vinagre, después límpialo con agua y jabón, y acabarás con la grasa. El aceite se acumula rápidamente, por lo que si tardas demasiado tiempo, te será más difícil eliminar los restos incrustados. La grasa y el aceite, con el tiempo, deterioran el filtro, motivo por el que te recomendamos hacerlo habitualmente.

3. Es importante limpiar el interior de los muebles de la cocina. Eliminar asiduamente con agua y jabón cualquier resto de comida que pueda haberse derramado en la superficie de los armarios. En ocasiones, los alimentos contienen sustancias que –si no se quitan- con el paso del tiempo pueden dejar manchas en la superficie. Cuidado de muebles de cocina

4. Quita la humedad de los grifos y del fregadero con un trapo seco después de limpiarlos con la bayeta húmeda. Así mantendrás el grifo con brillo y sin manchas de cal. Si por el contrario, tu fregadero es blanco, coloca toallitas de papel empapadas en lejía en el fondo. Déjalas durante media hora y desaparecerán esas antiestéticas manchas.

5. Si tienes muebles de madera tendrás que eliminar las manchas cuanto antes con agua y jabón. Pero ten cuidado, al ser de madera es recomendable no humedecer la superficie en exceso. Para acabar con las bacterias también es aconsejable el vinagre blanco.

6. En cuanto a la vitrocerámica, la rasqueta será tu mejor amiga para quitar los residuos adheridos y no rayarla. Es mejor que no utilices estropajos, sino bayetas y papel de cocina. A la hora de eliminar restos de alimentos o azúcares lo mejor es hacerlo con rapidez y cuando estén calientes. Y para acabar con las manchas imposibles, hielo o limón sobre ellas antes de pasar la rasqueta harán maravillas.

A partir de ahora ya sabes, alarga la vida de tus muebles de cocina con estos sencillos consejos de limpieza. Unos hábitos que te ayudarán a mantenerlos en buenas condiciones.