Foto de limpieza de cocina

Una de las dudas que más surge a la hora de limpiar los muebles de cocina es qué productos utilizar y cómo limpiarla sin dañar sus materiales. Por eso hoy, hemos decidido publicar este artículo para despejar este tipo de dudas.

Lo ideal es saber el material de nuestra cocina: laminado, estratificado brillo, laminado lacado, Fenix, etc. 

Ya vimos como limpiar una cocina Fenix, aquí podéis ver que fácil es.

Hoy veremos algunas recomendaciones generales para el resto de materiales:

  • Utilizar una bayeta o esponja (no abrasiva) humedecida en agua tibia jabonosa, con detergentes líquidos de PH neutro, aclarar y secar suavemente las superficies sin presionar en exceso.
  • Podemos utilizar limpia cristales para eliminar suciedad superficial y huellas.
  • No utilizar productos abrasivos para la limpieza (estropajos, disolventes, etc.)
  • Siempre que utilicemos un quitagrasas o cualquier otro producto de limpieza, es muy útil seguir las recomendaciones del fabricante para evitar resultados indeseados.
  • Secar cualquier líquido vertido inmediatamente.
  • No cortar alimentos directamente sobre las encimeras.
  • No someter el mobiliario a temperaturas extremas o exposición continuada al sol.

Si realizamos esta tarea después de cocinar, ahorraremos tiempo porque la grasa aún no está adherida y no tendremos que frotar, ni utilizar métodos de limpieza menos respetuosos con nuestra cocina.

Para los muebles de madera natural es conveniente eliminar el polvo regularmente para evitar acumulaciones que puedan acabar rallándolos. Para una limpieza más profunda, utiliza una bayeta humedecida en agua templada con una disolución de jabón neutro, como se ha indicado en las recomendaciones generales.

Protege las superficies de madera antes de depositar cualquier objeto, por ejemplo, con posavasos, un trapo o un salvamantel, de esta manera evitarás manchas y cercos.

Consejo: Si añades unas gotas de vinagre al agua tibia disolverás la grasa más fácilmente, además de ser un desinfectante natural, siendo un buen aliado para la limpieza de la madera, evitando productos más agresivos. Recuerda aclarar después con una bayeta húmeda y secar posteriormente.

En superficies de madera barnizada, con el paso del tiempo, puede matizarse la capa de barniz. Para mantener el brillo original, después de finalizar el proceso de secado, puede aplicarse cualquier producto que contenga cera abrillantadora, siempre teniendo en cuenta que no contenga ningún elemento abrasivo ni silicona.

Puede que te interese este artículo para no dejar tu cocina hecha un desastre después de cocinar. Sigue los consejos aquí.