Cuchillos amontonados o  bandejas que pierden sus cualidades antiadherentes, son solo algunos de los errores que detallamos más adelante con las soluciones más sencillas.

  1. Cuchillos amontonados en un cajón.
    • Además de representar un peligro por la posibilidad de cortarse accidentalmente, esta disposición daña los filos acortando la vida útil éstos y obligándonos a afilarlos continuamente.
    • Solución: utilizar organizadores de cajón específica para cuchillos, de esta manera quedan ocultos, organizados y al alcance. Otra opción es utilizar un soporte magnético de pared. La elección dependerá del gusto de cada uno.
  1. Bandejas amontonadas dentro del horno.
    • Supone una incomodidad innecesaria tener que quitar todas las bandejas para utilizar el horno, además de no saber dónde dejarlas al sacarlas. También acaban rallándose las superficies por la fricción entre unas y otras, perdiendo cualidades anti-adherentes.
    • Solución: Utilizar separadores verticales para bandejas, similar a los que se utilizan para los platos.
  1. Especias sueltas en cajón o armario alto.
    • Con este tipo de desorganización es difícil encontrar el condimento que necesitamos en cada momento, en especial, si nos encanta condimentarlo todo y tenemos una gran variedad de tarros. Además, siempre se acaban cayendo y el efecto dominó es inevitable.
    • Solución: los organizadores de especias dentro de cajón es la forma más sencilla y visual de tener al alcance cada una de las especias, para que no se nos queme el guiso mientras estamos buscando aquella especia que queremos utilizar en ese momento.

Cajón con organizadores

  1. Dejar las legumbres, arroces, pastas, etc. en sus envases de plástico cerrados con una pinza o una goma elástica.
    • Esta forma de organizar los alimentos lleva a paquetes amontonados y algún envase roto. Uno de los principales problemas es acabar esparciendo granos de arroz por todo el armario.
    • Solución: Utiliza botes herméticos del tamaño adecuado, todos iguales y apilables. De esta manera es mucho más cómodo y limpio. Consejo: Utiliza pegatinas fácilmente removibles para apuntar la fecha de caducidad. Hay algunas con efecto pizarra para poder borrar y escribir sobre ellas cuantas veces quieras.
  1. No organizar los productos por fecha de caducidad.
    • Relacionado con el último consejo, muchas veces las prisas y la pereza nos hacen acabar colocando la compra de cualquier manera. Si no tomamos la precaución de poner más a la vista los alimentos que más tiempo tenemos, pueden acabar en la basura por caducidad. Esto en los botes de conserva con caducidades largas es más difícil, pero, aun así, lo mejor es habituarnos a esta manera de organizar:
    • Solución: organizar detrás los productos no perecederos o de la última compra, delante los alimentos con fechas más próximas a su límite de consumo. Si os habéis fijado, es la manera en la que se colocan en los supermercados por reposición.

Estos son solo algunos de los errores más comunes y nuestras soluciones para solventarlos de una manera sencilla. ¿Conoces algún error más?

Te invitamos a que compartas tus ideas con nosotros.