Onyx Nogal

¿Quién no ha visto esas imágenes preciosas de cocinas abiertas de revista? Tan amplias y luminosas, muchas de ellas con isla o la mesa de comedor separando la zona del salón. Entonces nos asaltan las dudas. ¿Tengo suficiente espacio? ¿Qué pasa con los olores al cocinar? ¿Me combinará bien el mobiliario de cocina con el del salón? Resolvemos estas cuestiones para ayudarte a elegir la opción que mejor se adapte a ti.

Como todo, cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes. Además, no es solo una cuestión estética, también es funcional. Muchas veces optar por una cocina abierta en espacios pequeños aumentará la sensación de amplitud y aprovecharemos mejor el espacio. Sin embargo, una cocina abierta no es apta para todo el mundo, la mayoría de las veces la decisión final es cuestión de gustos. Para ayudarte a decidir analizamos los pros y los contras de cada una de las opciones.

COCINA CERRADA. Los más tradicionales optarán por ella.

Pros
· La decoración del salón no limitará las opciones al elegir el estilo de tu cocina. Tendrás más libertad a la hora de escoger acabados y colores.
· Los olores serán más fáciles de controlar en un único espacio. Aunque hoy en día existen sistemas de extracción muy potentes que solucionan este problema.
· Aíslan el ruido al cocinar. Si eres de esas personas que disfrutan cocinando y prefieren hacerlo sin distracciones, la cocina cerrada es una excelente opción. Sin embargo, puede ser un inconveniente para otros.
· El desorden quedará oculto. Hay que ser sinceros y, si nos cuesta mucho mantener el orden a raya, quizá una cocina abierta no sea la mejor opción.

Contras
· Reduce el espacio útil y la iluminación natural, puede incluso, acabar siendo un espacio un tanto agobiante.
· Limita las posibilidades de distribución, incluso entorpecer la movilidad.

COCINA ABIERTA. Será el centro de atención.

Pros
· Ganas amplitud y en muchos casos luminosidad. El concepto abierto funde los espacios, integrando la decoración. El movimiento a través de las estancias se vuelve fluido.
· Si tenemos invitados no nos sentiremos aislados cocinando mientras los demás disfrutan de una conversación. También en el día a día es una ventaja no tener paredes delimitando la estancia y nos ayuda a tener controlados a los pequeños de la casa.
· Al crear espacios más grandes e integrarlos con el salón la estancia gana protagonismo si cuidamos todos los detalles, los acabados, los colores, una iluminación unificada con puntos de luz específicos en zona de trabajo. La iluminación ambiental también es algo a tener en cuenta.
· Las estancias se vuelven más versátiles, puedes desayunar en la isla de la cocina, pero también trabajar con tu portátil, cocinar mientras tus hijos te cuentan las dudas que tienen en sus tareas escolares o están jugando en el salón.

Contras
La mayoría piensa que la gran desventaja de una cocina abierta son los humos y malos olores, pero en realidad, es el desorden. Como ya hemos comentado, en la actualidad las campanas extractoras han evolucionado, siendo más potentes y silenciosas que nunca. Y hay que ser sinceros, muchas veces se nos olvida conectarla y cuando nos damos cuenta ya es tarde. Pero el desorden, eso sí es un problema si no somos firmes manteniéndolo, ya que en la cocina esa sensación se multiplica. Si no piensas recogerlo todo constantemente, mejor unos tabiques y una puerta que esconda ese pequeño desastre.

El ruido en un espacio abierto es difícil de controlar y es que mientras cocinas el ruido de las cacerolas, la campana, abrir y cerrar puertas puede molestar si alguien está en el salón viendo la televisión, por ejemplo.

 

Después de hacer el análisis esperamos que tengas las ideas más claras para tomar la decisión. Al final es una cuestión de gustos, serás tú quien va a cocinar en ella y la verás cada día. Nosotros te hemos dado las herramientas para facilitarte la elección.

Estamos preparando un artículo para darte una opción más. Un sí pero no, una tercera opción donde delimitar el espacio pero que sea visualmente abierto. Déjanos tus opiniones, dudas y sugerencias.