Las campanas extractoras son uno de los elementos imprescindibles en la cocina. Ayudan a mantener la calidad óptima del aire aspirando los malos olores, las partículas de grasa y los vapores generados al cocinar, este último punto ayuda a alargar la vida útil del mobiliario. Es por eso que nos parece interesante dedicarle este post, para comprender su funcionamiento y que nos ayude a la hora de elegir una u otra campana extractora.

Dado que es un tema que se puede extender dividiremos este artículo en dos partes. Esta primera en la que explicaremos las campanas extractoras según su funcionamiento y, una segunda parte, donde explicaremos este electrodoméstico según su instalación.

Según su funcionamiento las podemos dividir en dos opciones: campanas de recirculación (o grupo filtrante) y campanas por aspiración.

Campana de recirculación o grupo filtrante

Su sistema de filtros limpia el aire y lo devuelve al ambiente sin olores por lo que no necesita ninguna salida de humos al exterior de la vivienda. Es la mejor solución cuando la salida de extracción de humos al exterior no es posible o no se quiere hacer obra.

A través del filtro antigrasa absorbe el aire y lo limpia, mientras que con el filtro de carbón activo consigue eliminar los malos olores.

La limpieza de los filtros antigrasa es muy importante para el buen mantenimiento de la campana, por lo que se aconseja limpiarlos una vez al mes para lograr la máxima eficacia de la campana. Por otro lado, los filtros de carbón activo son los responsables de la desaparición de los malos olores y deben cambiarse dependiendo del uso de la campana.

Puedes ver un ejemplo de kit de recirculación de Teka y para que modelos es compatible AQUÍ.

Campana de aspiración

Su funcionamiento consiste en la extracción de todos los olores y humos de la cocina para ser expulsados al exterior a través de un tubo de evacuación (salida de humos). Es el tipo de campana extractora más común, conocida y utilizada.

Existe una normativa que establece las medidas que debe tener el tubo de evacuación, cuanto más largo sea el tubo más potente deberá ser el motor. También se establecen unas medidas mínimas de diámetro, además de la altura a la que se debe colocar la campana sobre la zona de cocción. Estas campanas deben incluir una válvula anti-retorno para que ni el humo ni el olor regresen a la cocina.

Al igual que en los grupos filtrantes, las campanas de aspiración utilizan unos filtros metálicos desmontables. Es esencial para el buen funcionamiento de la campana limpiar regularmente dichos filtros. Si dispones de lavavajillas podrás limpiarlos más cómodamente.

Puedes ver un ejemplo de campana de aspiración en este modelo de Frecan AQUÍ.

Dentro de esta sección podemos hablar del sistema de aspiración perimetral. Es una alternativa más eficaz para reducir el consumo energético y el ruido. La potencia de extracción se concentra en el perímetro de la campana, aumentando la velocidad del aire y creando una barrera que evita que los olores desagradables y el vapor salgan fuera del perímetro y se propaguen por la cocina.

Este modelo de Teka es un ejemplo de aspiración perimetral.

En la siguiente publicación hablaremos de las campanas extractoras por tipo de instalación.

Para cualquier duda o sugerencia nos puedes dejar un comentario.